El Mapa de la droga en P.R.

Vía: El Nuevo Día

Es una luminosa tarde y en el estacionamiento de una gasolinera, como las que uno visita para llenar el tanque o comprar leche, se detiene un auto compacto azul. Se le acerca un hombre e intercambia saludos y algunas palabras con el joven conductor. De repente, sale como de la nada un fajo de billetes de las manos del que se acercó. Sale, como de la nada también, un paquete de cocaína de la falda del joven conductor.

Intercambian de manos el fajo de billetes y tres o cuatro bolsitas con cocaína. No se puede contar bien. Es muy rápida la transacción, ejecutada con el desenfado de quien ha hecho lo mismo mil veces antes. El pequeño auto da media vuelta y desaparece. En un par de minutos, tuvo lugar, en pleno día, en un lugar público, sin que nadie viera, una transacción de drogas.

Vayamos a otra tarde cualquiera, en esta ocasión en el estacionamiento de un centro comercial de la zona metropolitana. Abre un baúl. Desde adentro del baúl, vemos a un joven depositar un enorme bulto negro. Una mujer se acerca al bulto, lo abre, extrae un AK-47, el mítico rifle de asalto de diseño soviético, la prenda predilecta de asesinos de todas las generaciones, responsable de millones de muertes en el mundo.

La mujer inspecciona el arma con las maneras de quien mira por arriba y por abajo las botas de moda que quiere comprar. El joven la observa nervioso. Mira sin parar a izquierda y a derecha. La mujer aprueba. Mete las manos de nuevo en el bulto y saca dos bolsas de marihuana y una pesa. Las pesa allí mismo, sin preocuparse de si alguien ve y quiere preguntar. Queda conforme y entrega un fajo de billetes, que el joven cuenta veloz, antes de despedirse y desaparecer.

Otra transacción de drogas, con arma homicida incluida esta, en la cara de Puerto Rico.

Ambas transacciones, y cientos más, están registradas en vídeos de la Policía y son parte del primer censo detallado de operaciones de los puntos de droga en Puerto Rico hecho público por las autoridades. El censo, que tomó dos años e involucró el trabajo de 80 agentes y un contador público autorizado que trabaja para la Policía, reveló que en la Isla operan de manera continua, y a menudo 24 horas al día, por lo menos 542 puntos de droga, que generan aproximadamente $366,808,620 anuales en ventas.

Un punto en cada esquina 

Made with

LEARN MORE

“La gente habla de 1,000, 1,200 puntos de droga. Pero nadie ha podido probarlo. Estos son los que nosotros podemos certificar que existen porque los tenemos grabados en vídeo, con fotos y sabemos quiénes los operan”, dijo el superintendente de la Policía, José Caldero, quien estima que puede haber hasta 300 más, cuya existencia no se ha podido certificar.

La Policía define como punto una operación continua de venta al detal que tenga una estructura jerárquica y al menos tres empleados.

Caldero y el director del Negociado de Drogas, Armas y Control del Vicio de la Policía,  José Juan García, dijeron que 92 de los puntos identificados han sido desarticulados y otros 311 están bajo investigación.

El resto está en fila para ser atendido. Ambos reconocieron, sin embargo, que cuando arrestan a los manejadores y empleados de un punto, otro grupo surge para hacerse cargo del sector en períodos que no suelen pasar de 24 horas.

“Ha habido veces en que los federales hacen una redada grande y al otro día vamos y están operando otra vez y arrestamos”, dijo Caldero.

542 puntos de droga en una isla de 3,453 millas cuadradas significa que hay uno cada 6.4 millas cuadradas. Significa que, viajando en carro a velocidad regular, se puede encontrar donde comprar drogas cada 10 o 12 minutos. Significa que los hay en residenciales públicos y en barriadas, como siempre se ha sabido, pero también en urbanizaciones, cascos urbanos, calles de vecindario, vestíbulos de hoteles, estacionamientos, universidades y en cualquier sitio al que lleguen los servicios de entrega a domicilio que también existen.

Según el análisis de la Policía, la región en que más puntos de droga opera es San Juan, con 89, seguida de Caguas, con 50; Carolina, con 49; Aguadilla, con 45; y Arecibo, con 43. El análisis está dividido por las 16 regiones en que tiene oficinas el Negociado de Drogas de la Policía.

El análisis se limita a la operación de puntos de drogas, es decir, a ventas al detal. La importación de cargamentos de droga millonarios desde Suramérica y el Caribe y su exportación mayormente hacia la costa este de Estados Unidos, es un mundo aparte, operado por otro tipo de personaje y que, a su vez, genera cientos de millones de dólares en ganancias más.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *